Pintor, cineasta y un artista visto como tal desde cualquier ángulo. Andy Warhol siempre llamó la anteción por sus excesos, los cuales muchas veces lo ayudaron a ejecutar virtuosamente su obra. Asimismo, se caracterizó por ser un impulsor entusiasta en la carrera de otros artistas haciendo las veces de mecenas y tutor de tanto artista que llegaba a su fábrica, famosa por sus escandalosas fiestas y por ser frecuentada por modernos con pretenciones artísticas,  bohemios excéntricos y consumidores de anfetaminas.

De entre alguno de los visitantes de su estudio newyorquino se encontraban David Bowie, Mick Jagger, Iggy Pop, Bob Dylan, Salvador Dalí y el artista del que pretendo escribir, Lou Reed.

Lou Reed, fue un cantante y escritor de rock, considerado el padre del rock alternativo, primero como lider del grupo The Velvet Underground y luego en solitario, siendo esta última etapa y remarcando la atención sobre su segundo disco la cual trataré para el desarrollo de este post.

 

Reed siempre prefirió el cuero negro y la imágen sadomasoquista, inclusive en los tiempos del Flower Power

 

Con Transformer (1972), reorienta su carrera musical hacia el glam rock, genero no abordado por él hasta ese entonces, siendo precisa la que fuera la inestimable colaboración de David Bowie -producto también del Warhol Factory y bestia del Glam Rock- el cual no solo produciría el disco sino que como veremos un poco más adelante influenciaría en el desarrollo de algunas de las canciones de dicho disco. Asimismo, la colaboración de Mick Ronson(The Spiders from Mars) en el disco fue significativa dándole su toque personal en el piano de “Perfect Day”, canción elegía a la heroina, donde Reed toca sobre su vida y el pasar de los días bajo su adicción.

Para muchos este disco se adelantó a su tiempo pues sus letras, todas compuestas por Reed, no se pondrían a la altura de la música popular hasta la aparición de los punks hacia fines de los 70. Reed cantaba sobre cosas desasosegantes y sórdidas, un estilo que tambien infundió en su antigua banda “underground”.

 

The Velvet Underground: La disolución de la banda dejó a Reed con mucho material para su "Transformer".

 

 

Las guitarras melódicas en el disco se las puede deber talvez a la colaboración del ya citado Bowie, el que sin lugar a dudas tuvo la batuta en “Satellite of love”, canción en la que uno pareciera escuchar al mismisimo camaleón de Hunky Dory.

Con “Walk on the wild side” encontramos a un Reed que nos invita a conocer, mediante su saludo irónico y gráfico, el lado salvaje de las calles que lo alojaban, convitiendose esta en el soundtrack por excelencia de las noches sórdidas donde la drogas y el comercio sexual estaban a la vuelta de la esquina.

 

 

Seguramente hay mucho más por decir sobre este álbum pero por hoy los dejo solo con esta pequeña reseña de un disco que me ha reanimado a escribir y el cual recomiendo por ser un disco que, olvidando las tendencias de la epoca, refleja a una realidad pocas veces abordada de una manera magistral.

Saludos y dense un paseo por el lado salvaje.

Miguel

Comentarios en: "Warhol y la Fábrica de Superstars" (3)

  1. blahblahblah dijo:

    migueeel te oodiiio, en la mñna pensé en “Perfect day” como soundtrack de este día y pensé por lo tanto en Lou Reed, pensé en dedicarle un post y me robaste la ideaa, jaja. Ya veré si yo puedo mejorarlo😉

  2. blahblahblah dijo:

    lo sé😉 a mi tb los tuyos sino no los leería

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: